Martes 31 Marzo 2020

Ismael Olivares animó a los hellineros que le escuchaban en la Plaza de la Iglesia que lucen por sus sueños y nunca se rindan, aprovechando para ello la magia del Carnaval que, en su opinión es sinónimo de la vida misma y de libertad. Reflexiones que realizó en el transcurso de un Pregón en el que relató sus vivencias en torno al l rodaje de su película sobre la Tamborada-
Muy orgulloso del encargo que, recordó ante los asistentes, en su día le propuso el concejal de Festejos, Amador Casado, también presente en el Balcón del Ayuntamiento, junto al alcalde de la ciudad, Manuel Mínguez, reflexionó sobre lo que, a partir de ese momento, se planteó poder ofrecer como pregonero, al reconocer que sus métodos "no son muy ortodoxos y mi manera de trabajar es algo caótica y tengo miles de defectos".


Sin embargo Olivares se autoproclamó una virtud como la del "trabajo con ilusión y lucho por lo que manda mi corazón. Y de eso, vosotros-en alusión a los hellineros- tenéis mucha culpa", al reconocer que "todo lo mejor de mí lo he aprendido aquí en Hellín", como una ciudad, dijo sin dudar que "será el referente más importante de mi vida porque, sin duda, jamás olvidar lo que he vivido en vuestras calles".
Ismael Olivares dijo concebir el Carnaval como sinónimo de "Libertad, en el tono más romántico de la palabra", al asegurar que se adoptan identidades, satirizan realidades, "y nos transformamos en lo que se llama ilusión. El Carnaval es locura-enumeró- emoción y rebeldía", por lo que aconsejó a la sociedad que, en el futuro, "no pongamos el Carnaval como excusa para hacer travesuras: hagámoslas todos los días".
Olivares dijo tener la sensación de que el Cine, en cierta parte, es Carnaval, "porque disfrazamos a personas y nos inventamos historias", al recordar que en "Silencio" (su trabajo sobre la Tamborada) pudo comprobar la sensación placentera de dar vida a personajes, y de hacerles sufrir o reír; odiar o amar.
Pero ante todo el director de cine reveló que en ese agosto de 2012 en que rodaba por las calles del Casco Antiguo comprendió que estaba construyendo, con esta narración, "una historia real; la historia que hoy embellece aún más a Hellín", en alusión a la Semana Santa, que "hoy la vivimos con pasión y ansiamos su llegada", tras advertir que "no siempre fue tan bonito porque tuvimos que sudar para conseguir lo que hoy conocemos como la Tamborada de Hellín".
El director aseguró convencido que "en cada uno de vosotros existe el papel protagonista de una gran historia y de una película real, llena de obstáculos y riesgos; desengaños y recuerdos; plagada de escenas peligrosas y dramáticas". Para Olivares no sólo es suficiente soñar con un mundo mejor: "hay que ponerse manos a la obra; ensuciarnos hasta las orejas y transformar nuestra utopía en motivación. Este es nuestro cuento, y nosotros lo escribimos".
El autor de una película que causó un gran impacto en su estreno, aseguró que "estamos en un momento mágico para construir sobre lo derruido; para mejorar y para crecer", e indicó que "no es época de perder los sueños, sino tiempo de hacerlos realidad porque, en un día se sueña; otro se trabaja, y otro día se consigue".
El pregonero hizo un juego de palabras para explicar que "no tocarán nuestra puerta por casualidad; no llamarán a nuestro teléfono. Ahora es tiempo de abrir y de descolgar. De pasar a la acción", por lo que recomendó que "tenemos que dejar atrás los llantos, los suspiros y los quejidos porque-prosiguió- sólo nos queda levantarnos y perseguir lo que nos merecemos: "nuestra felicidad.
Lucha
Ismael Olivares exhortó a los hellineros a que nadie ponga freno a sus deseos o actuaciones y, sobre todo, "que nadie os robe las ganas de luchar ante las zancadillas que se puedan sufrir en la vida», aunque insistió en que "la ilusión es el poder más grande de todos. No hay criptonita que la detenga", ya que al igual que ocurrió con nuestros antepasados hellineros, puso a modo de comparación, "nunca se rindieron", y a los que recordó, "les debemos que el sentimiento más grande que circula por nuestro cuerpo se llame Tambor".
Ante la presencia de muchos niños a los que, indicó, les llegará el momento de elegir lo que quieren ser en sus vidas, les invitó a que "la fantasía se vuelva real. No miréis atrás. Sed valientes. Perseverad por más que os llamen locos. Y si ese universo deja de gustaros, cambiad de disfraz, porque, concluyó, la vida es un Carnaval y como en todos los finales de las películas, siempre ganan los buenos".

Facebook Radio Hellin

Twitter Radio Hellin

Plaza de las Monjas, 3 - 02400 Hellín (Albacete)   |   Teléfono: 967 30 36 61   |    Email: hellin@radiohellin.com  |     Web: radiohellin.com  |     Whatsapp: 673 680 497