Lunes 3 Octubre 2022

Un Hellín reforzado no descarta sorprender al Villarrobledo

Está claro que, como se suele decir en el lenguaje popular de la calle, al margen del fútbol, si el Hellín tenía que pagar alguna penitencia por algún pecado cometido, con creces lo está cumpliendo. Porque al margen de si en el pasado se hicieron bien o no algunas cosas, o se adoptaron decisiones equivocadas que han derivado en esta situación, ni sus actuales dirigentes y, sobre todo, uno de los clubes más laureados del Grupo XVIII de la 3ª División, se merecen este castigo.

Un Hellín que, desde hace dos temporadas, sobre todo, se halla inmerso en la peor de las condenas: la incertidumbre. El no saber qué a va a suceder y si el dinero que se anunció desde el año pasado, va a llegar o no den la República de Azerbaiján.

 

Y es que los hellineros, fundamentalmente el Hellín más futbolero, ya se ha aprendido todo del país por donde, en principio, pasaba la salvación y la gloria. Ha aprendido a escribirlo correctamente; a situarlo en el mapa, y que su capital es Bakú: adonde viajaron hace un par de meses la presidenta, Guylnara Khanbabaeba; su antecesor en el cargo y hombre fuerte de la junta directiva, Manuel Martínez, y el delantero, Casiano, pero de traductor de las reuniones que se llevaron a cabo.

Una de ellas parece que acabó de manera esperanzadora y prometedora. Se habló incluso de cifras: unos 400.000 euros que podrían llegar al Hellín. Pero acabó el Otoño; llegó el Invierno, y pasó la Navidad y el milagro, de momento, no se ha producido.

Ya se hubiera contentado el bueno de Manolo Martínez con la mitad, de la mitad, de la mitad de ese dinero inicial para pagar los escasos 300 euros del sueldo prometido a los jugadores de la plantilla que han decidido, cuan quijotes, permanecer en el club; el alquiler de los pisos; la luz, el agua, la comida o los desplazamientos.

Resulta si se analiza cruel, desde el punto de vista deportivo, el hecho de que el Hellín, campeón de la Liga regular en estos 20 años en los que ha jugado media docena de liguillas de ascenso a la 2ª B, haya llegado tan al límite. Que el propio presidente, de los más de 60.000 euros que ha adelantado de su bolsillo, tenga que pagar, del ídem, la comida semanal de la plantilla. Pero demuestra que el fútbol no entiende de palmarés. Ni es nostálgico, ni romántico. Como un tsunami es capaz de llevarse por delante al más grande de los equipos, en cualquier categoría o disciplina.

Raíz

Pero habría que remontarse al principio de los tiempos para, quizás, entender lo que ahora está ocurriendo. Porque el Hellín, lo dice el palmarés, tiene uno realmente brillante. Pero se construyó con muchos matices: sin una masa social y apoyo proporcional a esos títulos.

Jugando bien, mal o fatal, los socios nunca pasaron de los 700-en la época de mayor esplendor hace unos años- y las entradas al imponente Santa Ana, salvo excepciones en la Liga regular, al margen de los Play Off, desde luego, siempre han sido muy escasas, en comparación a querer estar con los más grandes. Tampoco han llegado de manera importante las ayudas de empresas, que sí de las instituciones antes de la crisis.

Es decir que el Hellín ha sido grande en este tiempo porque unos cuantos "locos", en forma de presidentes y directivos, han construido grandes equipos pero sin unos cimientos sólidos. Además, en medio de ese camino glorioso que recorrió el conjunto azulón, es más que probable que la cantera se quedara al margen, ante el eterno debate si es posible compaginar el romanticismo de contar con jugadores de la casa con el hecho de construir un equipo aspirante a todo, como a 2ª B, por ejemplo.

Y el Hellín descendió. Pero al año siguiente volvió a recuperar la categoría. Y aunque se inauguraba una nueva etapa con la marcha de un símbolo de la presidencia, como Gonzalo Tomás, y la llegada del tridente Javier del Pueblo, Eloy Jiménez y Manuel Martínez, salvo las primeras temporadas en que el equipo volvió a saborear las mieles de los Play Off en su nuevo formato que, sin duda, en el pasado al conjunto hellinero les hubiera proporcionado, seguro, el ascenso, pronto llegaron los problemas.

Se redujo el número de socios de manera más o menos importante, las ayudas de las administraciones, pero esos quijotes que son los directivos, de luchar contra las adversidades, llevó al Hellín a soñar con el ascenso y a contraer una deuda más que importante.

En un callejón sin salida; acorralado, en cuanto a conseguir inversiones en el extrarradio, a Manuel Martínez, un gran hombre que ha caído en el lugar que, con el paso del tiempo, le apasiona, como el Hellín Deportivo, pero en el siglo equivocado, le llegó sin embargo del cielo la posibilidad de que aterrizara dinero.... De Azerbaiján.

Fue éste un culebrón que ocupó páginas y páginas hasta que se llevó a cabo lo que por aquí se bautizó como el traspaso de poderes a la actual presidenta. Y aunque la pasada campaña llegaron 100.000 euros, luego, el Hellín estuvo esperando un día, con otro, otro...pero los jugadores y el técnico acabaron el ejercicio con varios meses de deuda y con denuncias por medio que, tarde o temprano, florecerán.

Capítulos

Ésa, desde luego, será otra historia y un capítulo complicado del auténtico best-seller que está escribiendo el Hellín en la actualidad. Esperando que se produzcan noticias a miles de kilómetros de distancia. Muchos, casi todos, han perdido la esperanza. Pero Martínez se despierta cada día, en su casa de Nava de Campaña, esperando que suene el teléfono y le den por fin la buena noticia.

El hombre fuerte del club sabe reconocer errores. Admite, seguro que en su fuero interno, que en su día no se actuó bien con los jugadores de la casa que ahora podrían haber sacado las castañas del fuego al equipo. Pero tiene claro, en medio de los que ironizan y se burlan con esta historia, que lo de acudir a Azerbaiján no fue un capricho o un arrebato. La medida de urgencia y el lugar que le quedaba tras ver los pocos apoyos que encontró a su alrededor.

Y es que el Hellín ha sido como una especie de conejillo de indias y banco de experimentos de lo que puede suceder en el futuro en el fútbol de 3ª, herido por los cuatro costados.

Al español y al manchego les gusta el fútbol. Es obvio. Pero la sensación que cada día que pasa la gente es más del Madrid, Barcelona y ahora del Atleti, que del Hellín, La Gineta, Azuqueca o Torpedo 66, por poner un ejemplo.

Urgen medidas que partan de la madre del cordero. Muchos jugadores que hoy triunfan en ese fútbol que en los bares o en sus casas ven miles de personas, un buen día jugaron en algún equipo de esta 3ª División. No la dejemos morir. Al menos, aún sigue, aunque débil, respirando por su cuenta.

Viene el Villarrobledo y llega un nuevo central

Mientras tanto el Hellín comenzó el pasado miércoles a preparar este derby ante el Villarrobledo, primer partido del 2014 en Santa Ana, este domingo, a las 16.30 horas, con la dirección del albaceteño, Toledo Galindo, y declarado Día de Ayuda al Club, por lo que los no socios pagarán doce euros, y diez, los socios-siempre y cuanto estén al corriente en el pago de lo contrario no podrán acceder con el carné al estadio-y ocho los pensionistas.

En lo deportivo el Hellín podrá contar con Ronny y Lucas, las dos últimas incorporaciones, así como Ponce; un defensa central de 1,90 que, en febrero cumplirá 24 años, procedente del Paiporta, valenciano, ya que será baja Jonás, que, en Madridejos vio la quinta amarilla, pero regresa Ignacio Villalgordo, que no pudo viajar hasta tierras toledanas el día de Reyes por trabajo

El mister, Yoyo Ocaña, una semana más indicó que "seguimos esperando noticias positivas, pero mientras tanto, agradecer el comportamiento de la plantilla y pedir a la afilón que sea comprensiva por si los marcadores no son favorables. Estamos haciendo no de más: lo siguiente".

El Hellín, con la seria duda de Juanan, con molestias físicas desde el partidillo del jueves, podría jugar con Edu Calvo, en el marco, por lo que tras su debut en Madridejos se estrenaría ante la afición; con Rony, Shola, Ignacio o Ponce y Abraham, en defensa. El centro del campo sería para Adrián, Juanky, recuperado de su proceso gripal, Eric y Anás; con Casiano y Rosendo o Lucas en la punta de ataque.

En otro orden de cosas en el club se espera este domingo la presencia en el campo de la presidenta, Guylnara Khanbabaeba, con el fin de explicar en personas, tras su viaje por Azerbaiján, tanto a jugadores, técnicos y directivos, como se halla la situación, en cuanto a la llegada del dinero prometido en su día.

Enfrente el Hellín, con 26 puntos, tendrá al Villarrobledo, con 44, que viene de ganar al G. Alcázar, 3 – 1, y que finalmente podrá contar con uno de sus goleadores, Juanma Ortiz, a quien se le ha retirado la sanción, y el ex hellinero, Felipe Belmonte que, en las horas previas al duelo provincial de la 21ª jornada avisó que "sé que mi ex equipo, a pesar de los muchos problemas y el clima de incertidumbre que está viviendo, va a salir a morir. Y como nos confiemos o bajemos la guardia en algún momento lo podemos pasar mal".

En la ida el Hellín empataba a uno en el estadio Virgen de La Caridad, con gol de Juanan; mientras que la pasada temporada se impuso en Santa Ana, 1 - 0, gracias al tanto de Luis Verdú.

Facebook Radio Hellin

Twitter Radio Hellin

Plaza de las Monjas, 3 - 02400 Hellín (Albacete)   |   Teléfono: 967 30 36 61   |    Email: hellin@radiohellin.com  |     Web: radiohellin.com  |     Whatsapp: 673 680 497